Basura de alta gama en Dubai

Por Rodrigo Ponce de León

Al más puro estilo de Alíbabá y los cuarenta ladrones, los tesoros se encuentran por las calles de los Emiratos Árabes, más específicamente, en los estacionamientos de aeropuertos, terminales de autobuses y puertos marítimos. Pareciera una excentricidad más de las que nos tienen reservadas jeques y demás realezas de estos polvorientos rumbos.

No es así. Los tesoros a los que hacemos referencia, se presentan en la forma de automóviles de lujo, cuyos dueños abandonan a su suerte sin razón aparente. Algo que parece como sacado de un cuento de hadas.

La razón de este extraño comportamiento es simple. A pesar de aparecer en el top ten de los países más ricos del orbe, los ciudadanos de los Emiratos, más específicamente de las ciudades de Dubai y Abu Dhabi se encuentran bajo la jurisdicción de la ley de la Sharia. Es prudente aclarar que según las leyes de ese país, el no honrar las deudas es considerado un delito muy grave de orden penal, que puede conseguir al infractor hasta una cadena perpetua.

A pesar del alto poder adquisitivo de los ciudadanos de los Emiratos, es común que ciudadanos y extranjeros incurran en esta falta. Cegados por el resplandor del acelerado auge económico de la zona, incurren en compras de este tipo de autos, sólo para después encontrarse con la realidad de la imposibilidad de cumplir con el compromiso.

En este país, no existe figura jurídica alguna que proteja a los ciudadanos ante una eventual quiebra financiera, lo que los orilla a abandonar sus activos y el país para evadir la responsabilidad.

Este es un problema peculiar, derivado de una economía de crecimiento vertiginoso.

Esto ha originado un fuerte problema para las autoridades locales, que convirtiendo la solución de este problema en una de sus actividades centrales, multiplican sus esfuerzos para rescatar –en su caso, restaurar- y posteriormente subastar, alrededor de 3 mil autos recuperados cada año, tan sólo en el centro urbano de Dubai.

Así, cuando la policía localiza uno de estos autos, el primer paso es notificar al dueño. Como la gran mayoría no responde, el coche es confiscado. Ferrari F40, Maserati Ghibli, Bentley Continental, Lamborghini Diablo, Rolls Royce Phantom, Audi R8, BMW M6 y Mercedes-Benz GLE son solo algunos ejemplos de las marcas recuperadas con valores que van de 40 mil hasta 1 millón de euros.

Posterior a la detección y recuperación, las autoridades empiezan a organizar periódicamente las subastas en las que se ofrecen los autos confiscados a precios muy castigados en relación al precio de venta, dando paso a la nueva generación “pudiente” que intentará no cometer el mismo error que los dueños originales.

Ver las imágenes de estos autos en situación de abandono, no hace más que dejarnos pensando en los alcances de la pretensión humana, truncando la vida útil de estas máquinas, diseñadas y fabricadas con un fin más noble y no merecedores de dichos desenlaces.

Foto1-Un Lambo-abandonado Foto2-carros_abandonados_dubai_15 (1) Foto3-Ferrari Foto4-Meche-Benz Foto5-Rolls-Royce

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.462 seguidores